12.16.2014

Adiós prolongado

Te dejo libre para que vueles,
te encuentres, te ames y respetes.
Te dejo libre para que recuerdes
quien eres, quien has sido
y quien podrás ser.
Te dejo libre para que seas tu.

12.02.2014

Pensamiento volatil

Y las olas golpean con fuerza
Y en esta penunbra me pierdo
Y si tan sólo estuvieras aquí
Y si el camino no fuera tan largo
Y si mi vida no fuera tan corta

Extraño

La noche ha caído
las puertas estan sonando
en medio de las sombras
un extraño
se acerca a mi posada
y la duda surge
dejarlo pasar
o que siga su camino
nada tiene que ofrecer
salvo su compañía.

Soledad

La soledad es como un canto triste del alma.
Es como el llorar de un niño,
es la súplica de un viejo árbol que nadie escucha.
Es la gota que cae desde la punta más alta.
La soledad es gritar, llorar y suplicar al tiempo,
la agonía del movimiento suspendido.

La soledad es una quimera, una ilusión.

La soledad es estar con uno mismo,
con sus lágrimas y pesares,
con sus pecados y redenciones.

La soledad es una excusa
para necesitar de alguien
que nos distraiga de nuestra insportable compañía.

La soledad es estar conmigo.

Confesión

No tengo miedo a estar sin ti,
no ruedo en mi cama buscando tu cuerpo,
no te espero mirando al cielo, ni pidiendo a la luna,
no rezo por tu bien,
ni paso horas frente a tu retrato.
No pido al tiempo que pase más rápido,
ni al dolor que se mitigue.

No, yo no hago todad esas cosas porque...

No tengo miedo a estar sin ti,
tengo miedo a estar conmigo.

Final

Por fin te tengo en mis brazos, puedo escuchar tus latidos, puedo besar tus ojos. Me sentía tan sola cuando estabas con ella, el hielo no dejaba libre mi corazón, pero ahora estas aquí, tu cabello se mueve con el viento, tu cuerpo recostado en el cesped, tu mirada fija en el atardecer; es tan hermosa nuestra imagen que siento ganas de llorar, me aprieto más a tu pecho, quiero retener la tibieza de tu cuerpo en el mío para siempre.
Por tus ojos rueda tu último signo de vida, lloras por el alma que se escapa del inutil cuerpo al que me aferro.
Nada más importa porque al final te tengo en mis brazos.

De recuerdos lejanos y olvidos presentes


I

Brotan flores del sur.
Las estrellas no brillaran.
Apagué la luz.
Ya no brillarán para ti.
Los tatuajes en tu espalda
me hacen divagar.
Es como cojer mientras morimos.

Brota el llanto de mi vientre,
tu eres el culpable,
tus colores me han opacado
y desapareces con el viento.
Vuelo, sueño y caigo.
Abro los ojos
y miro hacia dentro.

II

Asi es, para morir sin ti,
perdí la cabeza,
con todo lo que dije.
¡Oh no!, ¿Qué es esto?
No puedo salir del espejo,
no puedo ver el problema,
¿Qué está mal?,
¿Dónde está él?.
¡Oh no! Así es,
para verme en el espejo,
me pierdo en la burbuja.
Es inmencionable tu nombre.
No puede sostenerte mi corazón.
Desaparecer de mi.
III
Los tambores suenan,
las notas callan,
el silencio rompe,
ella llora de alegría,
su voz raspa mis oídos,
efímera la pierdo.
¡Se acabó!
IV
El piano suena,
atúrdeme, mátame.
¿Qué es esto?
Dispara el arma,
perdí mi cabeza,
¿Qué acabo de decir?,
ya no sé
como disipar las ideas;
ideas en fuga.
Aturde mi cabeza,
no entiendo,
¿Cuándo hice el trato?
¡Oh no! Dispara, 
rompe mi imagen del espejo.
Jamás lo imaginé.
Quiero salir corriendo.
Tu corazón es insostenible.
Tan, tin, tan - Ruan.
Tan, tin, tan.
¡Oh no! Te vas...
Por mi.
Pin, pin, pin.
Tan, tin, tan - Ruan.

V

Quiero encontrar una pieza 
de mi cerebro.
Muéstrame el camino correcto.
Mis sentimientos cambian,
tu lo sabes.
Me esparzo.
Despierto y veo que nadie es libre.
No puedo dormir por el miedo.
El agua ya no me purifica.
Me tiraré de la corniza.
Me disperso.
Si no me necesitas,
 no podré dormir.
La música arruya mi corazón.
No puedo aceptarlo.
Tus sentimientos sólo se alejan.
Ellos sólo se van.
Sólo quiero paz.

 VI

Toma mi mano.
No me digas que te vas,
toma lo que necesites,
siempre lo tendré para ti.
Te digo que sólo sé volar.

Sube, toma las estrellas,
mi corazón es tuyo,
es lo que tengo;
no quiero caer.

Sólo sé volar,
aún así caigo
y abro los ojos.

No es más que un sueño,
estoy sola,
felizmente sola;
ya nada me perturba.

Sólo el abrumador
sentimiento de vacuidad.

VII

El tiempo se va de mi,
esto es ver como
las cosas se van.
Ya todo está hecho.

El trato cellado.

Nunca imaginé tu corazón.
Por fin me conocí;
el héroe de mi niñez.

VIII

Deja de correr,
no pelees,
tu corazón es presa ya,
no te resistas,
las cosas están dadas ya.

Estas lejos de mi,
estas lejos por mi.

La lluvia cae,
el suelo llora,
el tiempo se va...

pero tu no.

Hastío

Desde estas cuatro esquinas
evoco el deseo de la quietud,
todos esos gritos, esas risas,
esos llantos, todo ese movimiento.
Nunca había sido tan infernal el encierro,
Nunca tan eterno, nunca tan pesado.
Ya no me siento segura,
ya no duermo horas,
ni puedo apagar el cerebro.
Y ese reflejo que me tortura con cada segundo
y el eco de las manecillas que cimbran mi cabeza.
La luz entra por las rendijas
que han quedado sin tapar
y me produce calor,
me asfixia y nada se detiene
y todo sigue igual.

Y esta maldita vida que no termina de pasar.

Tiempo compartido

Otro día que comienza,
otro sueño, otra cosa.
Espero que tus horas
sean suficientes
para hablarnos.
Que mi tiempo
no te parezca poco,
que esta escasa transcurrencia
de minutos
no te parezca absurda;
pero sueño cuando pienso
en nuestro tiempo común;
no te conozco,
no me conozco,
y la advertencia queda presente:
Cada segundo es todo y nada.
Todo mío, toda yo...
Tiempo, sólo tiempo compartido.