8.26.2010

¿Jugamos?

-->


La delicadeza de su piel, su blancura, sus pequeños bellos erizando a mi roce, su bello rostro compungido, sus ojos negros, grandes, llorosos y suplicantes, su hermoso pelo rojo. Toda ella era una visión, un ángel caído en desgracia. Parecía un corderito espantado, tirada en un rincón, suplicando con su mirada por su salvación. Sí, tenía miedo y se veía hermosa de esa manera. 
Desde que la vi por primera vez supe que ella era la indicada: su sonrisa me hipnotizó desde la primera vez. Sabía que su hermoso rostro no tendría igual, que sería mi obra maestra. Debo admitir que dudé, que tuve miedo de perderla, pensé que quizá era demasiado frágil, pero verla un día tras otro fue demasiado y hoy simplemente no pude más, mientras sus amigas se distraían la atraje hacía mi, sabía que era bondadosa y no se resistiría a ayudar a un pobre mujer necesitada 
-No me decepcionaste angelito, fuiste en mi ayuda sin que te lo pidiera, pero no llores más muñequita, que se te corre el maquillaje. -
Será necesario darle un baño y la ropa adecuada, no se puede presentar así a cenar, ¡no, no, no!, el glamour ante todo, creo que el vestido negro resaltara su blancura, ¡Oh Dios! es tan bella, tan blanca, casi pareciera muerta. ¡Sí! el vestido negro de tirantes delgados, algo sencillo que no opaque su belleza.
-Ven ángel mío, de pie, con cuidado. No tiembles hermosa, no te va a pasar nada, solo vamos a tomar un baño, con cuidado preciosa, no queremos que te lastimes ¿verdad?, eso es, ahora con cuidadito te voy a quitar tu ropita, ¡ah si!, estos harapos horribles que te hacen ver fea, ordinaria, como cualquier otra escuincla de esas que pululan por las calles, no, no, tu no eres como ellas, tu eres especial, mi Lolita personal, ¿está bien el agua?, deliciosa.
-Pero mi niña, no llores, si no eres más que una invitada a cenar, eso es todo, lo demás es lo de menos. Ven acercarte para lavarte bien ese hermoso cuerpecito tuyo, pero no tengas miedo tontita, ¿qué te podría yo hacer? si, así, hay que lavar cada rinconcito tuyo.-
Es tan perfecta, su cuerpo tan firme, sus hermosos senos redondos y blancos, en su lugar, esos ricos pezones erectos de tono rosado; ¡ah! saben tan delicioso, aún sin haber amamantado a nadie, su vientre plano, sus hermosos bellos púbicos. No cabe duda de que es pelirroja natural, que hermoso olor que despide su piel, su bellos, puedo sentir su calor en mi rostro, ¿Qué secretos guardará su entrepierna?, ¡ah su sexo tan delicado!, tan hermoso, rojo como la sangre y el mejor de los regalos, algo que no puede ser para nadie más que para mi, ese hermoso botón rojo, delicado, esperando por mi para dejar abierta la entrada a la gloria. 
Su cuerpo es casi tan perfecto, casi tan fino y delicado, es hora.
-Ven hermosa, de pie, es hora de arreglarte, la cena está lista y he preparado para ti el más especial atuendo, ninguna antes que tu había sido digna de usarlo, pero tu eres la indicada, eres perfecta. Ven, recuéstate en la cama, déjame secar tu cuerpo desnudo. Pero más perfecto no pudo quedarte, el encaje rojo hace juego con tu pelo, la media copa realza hermosamente tus pechos, ¡ah!, esto tengo que inmortalizarlo. Sí, perfecta, ahora estarás a la cabeza de todas ellas, ésta imagen la llevaré conmigo siempre. Ahora el vestido, sencillo y hermoso, pero no tanto como tu.-
Sí cada vez estoy más segura que es ella, es el retrato vivo de la belleza que perdí.
-Ahora estas lista para sentarte a la mesa, ven, permíteme presentarte a mis amigos: ella es la hermosa madre dedicada, me disculparás que no sea pelirroja natural, pero en mi defensa tengo que decir que lo parecía, me engañó por completo ésta mañana. Él, pues él es el padre dedicado y trabajador, mira que buen porte, casi exacto a papá, solo un poco más joven, pero en lo demás es igualito. Me disculparás por las niñas, pero pensé que eran un matrimonio sin hijos, solo hasta que estuve dentro pude ver que tenían niñas, sé que la escena ya no es igual a la de entonces, pero comprenderás que no podía no invitar a las niñas, sería de mala educación, además son hermosas, míralas, como muñequitas de porcelana, además creo que más que echar a peder el momento sólo lo hacen más perfecto, si tan solo hubieran resistido un poco más, pero es que me emocioné con ellas, quizá el corte fue demasiado grande, las manitas infantiles son mucho más pequeñas que las de mamá y papá, ellos aún están cálidos. Pero basta de charlas, tu cena está servida y como sé que ha sido todo tan repentino y no has tenido tiempo de aprenderte tus líneas las diré yo por ti, tu slo tienes que interpretar:
Papá, mamá, he decidido que quiero ser actriz, soy hermosa y todos deberían adorarme, nací para que todos me miren, para que todos se pongan de pie ante mi aparición, eso es lo que más deseo en el mundo y creo que me lo merezco. ¡¿Qué?! ¿cómo que tengo que estudiar? ¡No!, eso no es ninguna tontería, tampoco estoy loca, pero papá, qué importa que seas el director de la facultad de estudios avanzados en X carrera y mamá, las vecinas no dirán nada malo de mi, claro que estoy siendo superficial, soy hermosa y no tiene nada de malo, ¡NO, NO SOY UNA ESTÚPIDA, USTEDES SON ESTÚPIDOS, CALLENSE, CALLENSE, MALDITA SEA!...-
Ah, pobres estúpidos, merecían morir, merecían lo que hice, jamás supieron complacerme, no les interesó entenderme, siempre fui una decepción para ellos, cuando no quise seguir sus estúpidos pasos de intelectuales, jamás comprendieron que yo había nacido para el estrellato, yo tan hermosa que era, blanca, de ojos grandes y expresivos, con mi hermoso cabello rojo, mis manos delicadas, simplemente angelical.
-Y ahora estas tu aquí, mi ángel precioso, tan hermosa como yo a tu edad. No, el mundo no ha sabido valorarte, por eso te he traído conmigo, por eso te he presentado a mi familia, para que me entendieras, para que comprendieras que debemos estar juntas porque nadie te valorará como yo, nadie. Pero hermosa, no has probado tu cena, ¿no tienes hambre? que más da, debes estar cansada, vamos, necesitas tomar una siesta.
Ven recuéstate aquí, junto a mi, tengo tantas cosas que enseñarte aún, eres tan inocente, tan pura, ven, acércate a mi, no tengas miedo -
Ese hermoso temblor, le voy a enseñar lo que es el placer. ¡Ahhhhh! jamás pensé que ésta sensación fuera ten poderosa, mis dedos resbalando por su entrepierna, el olor es tan embriagante, siento que me pierdo en un remolino de sensaciones.
-No llores ángel, sé que el dolor es fuerte, pero el dolor y el placer son inseparables, verás que después de unos minutos el dolor se irá y todo será placentero, te daré un besito para calmarte, un beso como nunca te lo han dado...- 
¿Por qué ángel mío?, ¿Por qué me haces daño?.
-¿Quién eres?, ¿qué eres? ¡MONSTRUO!-
--¡Basta!, ya me cansó tu juego estúpido, vieja decrépita. Intenté jugar a tu juego, pero es tan aburrido... ¿Ahora quiÉn suplica? pobre anciana, no eres más que un costal relleno de sangre que se pudre día con día, tu cuello en mi mano es más frágil que una hoja de papel, basta con que me diera la gana cerrar el puño para quitarte la vida, ni siquiera me apetece jugar contigo. ¿Te preguntas cómo es esto posible? Jamás lo entenderías, hay cosas ahí fuera lejos de tu alcance, demasiado complicadas e increíbles para que puedas comprender. Es suficiente, me he cansado de ti y de tus sucios juegos, no solo me has arrebatado de mi cena, esas hermosas estudiantes, algo que jamás sabrás apreciar, sino que me he tenido que soportar tus tonterías, estas loca, vieja y loca. ¿Sabes quÉ me pone furiosa?, no, que vas a saber; que hayas desperdiciado tanta sangre, como si supieras su valor verdadero, como si comprendieras lo que significa arrebatar una vida. Me cansé de tu mirada aterrada, no eres peor que esos cuatro cadáveres que  yacen en el comedor, no tienes más vida que ellos, por eso me aburren tanto los humanos, ensucian todo a su paso. Me das asco, te perdonaría la vida, pero no lo mereces.
Ni siquiera tu sangre tiene algo de apetitoso, hace muchos años que estás muerta, eres insípida por fuera y por dentro... pero... te voy a enseñar lo que es estar muerto sin morir.
No llores, ¡maldita sea!, solo fue una mordida... ahora ven, bebe, todo pasará, todo el dolor y sufrimiento se quedarán contigo, todo lo demás se perderá con el tiempo, bebe mi ángel marchito, ya no estás sola, ahora me perteneces.--

Constipada

Estoy constipada, tapada, simplemente no puedo defecar ideas, letras, escritos. Todo se ha agolpado en mi cabeza intentando salir al mismo tiempo y se ha convertido en una masa asquerosa y amorfa que no puede salir, simplemente estoy constipada. No sé si exista algún laxante mental, quizá un edema cerebral, algo.
Ni volteandome de cabeza sale nada.

Maldita sea.