5.27.2014

Probando

Pues mi caracter se me antoja caprichoso y (como dice el post anterior) tormentoso (de tormenta, no de atormentado, si es que se pueden separar ambas), por lo que he decidido cambiar la vista del blog. Esperemos que funcione y que mis dos o tres lectores que aún quedan, lo disfruten.

6 y 1/5

Mientras se dispone usted a leer las siguientes líneas, le ruego que vaya al vínculo y escuche la "6 y un quinto".

Ya, de nuevo el cielo muestra su rostro (mi favorito), más gris. Amenza con tormenta, los truenos hacen vibrar mis ventanas y mi alma. Tiempo atrás hubiera sentido miedo, hubiera querido correr a los brazos de mi deseo. Tiempor atrás hubiera escondido mi ser en el rincón más seguro y vacío de esta casa. Tiempo atrás hubiera pensado que la tormenta estallaba dentro y no fuera.
Ahora estoy segura que es así, la tormenta que temía no era la externa, era la tormenta de mis adentros. Los remolinos de mi estómago, las nubes blancas de mi cabeza, los relampagos de mi corazón, la lluvia de mis piernas, el viento detrás de mis ojos; todo es parte de lo que soy, soy yo, esa fuerza destructora que tanto tiempo he querido contener y que ahora me consume. Tenía miedo de la fuerza y la pasión en mi. Estúpidamente quiser ser como todo el mundo cuando el mundo no es nada. El tiempo no existe, el amor perece, la esperanza se pierde, la razón enloquece y todos morimos. Sólo queda el ahora y aquello que nos ata a este momento determinado, lo que vemos, lo que olemos, oímos o escuchamos, pero sobre todo lo que sentimos. Esta tormenta se preprara para arrazar con lo que hay dentro y con lo que hay fuera y está vez no pienso detenerla, que destruya si es necesario, que se formen ríos, lagos, lagunas y mares. ¡Que se viertan mis entrañas por el mundo! No lo pienso detener. Esta vez me dejaré llevar con el ritmo de la lluvia, bailaré entre tornados y dormiré cuando se haya liberado la última gota de mi.
¡Que sea el mundo para mi y yo para él, hasta que uno termine con el otro!

5.25.2014

10 Mitos sobre el Cáncer

Este post ha sido mudado a la siguiente dirección.

10 Mitos sobre el Cáncer

Lamento los inconvenientes.

Las razones de esconderse

     Me he escondido entre letras ajenas y notas deprimentes, entre espacios virtuales e imágenes de colores, me he evadido de reconocer que mis errores me han llevado al límite, que he sentido el deseo de alzar el vuelvo, de saltar al vació, de dormir y no despertar. Me he preguntado qué vale la pena de vivir y qué vale la pena de morir, es acaso el amor, el dolor; es acaso la soledad o qué. No lo sé, es por eso que me he quedado en medio, aún no sé bien que me detiene de abrir la ventana y salir volando o que ha servido de peso para mantener mis pies en el piso. Creo, es solo mi maldito vouyerismo, la curiosidad de saber que pasará, no hay otra razón para permanecer, tampoco es que las haya para irse, el deseo de volar no es tan grande porque es efímero. Ya no tengo miedo, pero sí muchas dudas, ¿será qué cuando las responda será todo?...

¿Cómo comenzó todo? No sé, me perdí, rebobinemos, ayer, cuando salí al balcón y vi como los carros pasaban uno tras otro, dejando estelas rojas y blancas tras de sí en el asfalto mojado, como gusanitos incandescentes, sí, fue cuando sentí ganas de alcanzarlos, de volar hasta ellos, de convertirme en uno...

Egoista

Son tantas las batallas que se libran en estos momentos, personas muriendo por razones equivocadas, futuros debatiéndose en las manos del criminal y yo, egoísta, centrada en la batalla que mi cuerpo ha emprendido contra suyo; miserables minúsculos de materia que decidieron mutar y atacar a su huesped, a mi.

La primera noche

Él pidió entrar, ella no le esperaba aquella noche. Hacía tan sólo unas horas que eran dos completos desconocidos. Tantos años buscando esperanzas en las frías líneas virtuales. Mares y mares de carácteres negros sobre un desierto blanco. Noches enteras en vela esperando por un milagro que hiciera el tiempo menos doloroso o la distancia más soportable y nada, sólo el mismo sonido de siempre de las uñas al chocar contra las teclas del computador. Y ahora por fin, después de largos seis años estaban los dos en el mismo estado, en la misma ciudad, bajo el mismo techo y en la misma habitación; él de pie en el marco de la puerta, ella semi desnuda en la cama; él pidiendo posada, ella esperando que el sueño terminara como tantas veces había sucedido en el pasado. Pero está vez no iba a despertar, él estaba ahí pidiendole entrar en su recamara, en su cama, en su vida. Ella simplemento dijo sí, no había nada más que decir, no eran necesarias más palabras.
La noche fue eterna, ínfinitos reducidos a besos y caricias.
La mañana llegó trayendo consigo la conciencia, la realidad y la muerte. Nada podía detener lo que comia día a día los suspiros de ella y en menos de un mes ya no quedó nada.
Sus infínitos se fueron con ella, el tiempo se detuvo para él. El sentido dejó de ser y los años sólo fueron un segundo en espera de volver a estar con ella.
En la mentira encontró la verdad, en el miedo la soledad, en el tiempo el vacío, en sus brazos a sí mismo.

Anarchy

La guerra estalla en todos lados
la gente levanta nubes grise
en sus rostros la agonía
en sus voces la furia antes contenida
que estalla como los fusiles de la ley
el mundo que conocemos desaparece
y yo aquí, esperando, soñando
llorando el futuro que perdí...