10.28.2018

Dudas

¿Y ahora qué?
¿Qué sigue?
¿Olvidar?
¿Superar?
Seguir luchando
a pesar de todo
lo que parece estar en contra?
Si tan sólo supiera...
¿qué hay en tu cabeza y en tu corazón?
Sigo sintiendo que esto terminó
y sólo retraso el final.
Y mientras yo sigo aquí,
amándote...
¡llorándote!
¡extrañándote!

Decisión

Me siento aislada, sola.
¿Por qué se ha vuelto tan mala la soledad en mi cabeza?
Me siento enojada porque mis sentimientos y mi vida giran en torno a ti,
no deberían.
Te conocía, y en el fondo te conozco,
conozco lo que escondes y lo que puedes dar.
Pero a este nuevo tú, lo desconozco y no lo quiero,
siempre de malas, siempre estresado,
siempre enchufado a la pantalla de tu teléfono.
Esto no es lo que quiero, ni para mi, ni para nuestro bebé, ni siquiera para ti.
¿No eres feliz?
Vete,
sé libre y déjame libre,
para vivir mi duelo,
mi maternidad,
y mi vida.
No puedo más,
no quiero.
Me siento atrapada, en mi cabeza y en estas malditas cuatro paredes.
No hay nadie que me escuche cuando te hablo,
porque estás y no estás.
Así no te quiero,
vete.
No me hagas decidir por ti,
no me hagas quitarte la responsabilidad que te corresponde de decidir si te quieres quedar o no.
Sólo admite que es lo que quieres y vete.
O la que se irá seré yo.

Me haces bien...?

Me haces bien…
¿Me haces bien?
Sentada aquí, con el corazón hecho un nuevo mar de dudas,

con el vacío en el estómago,

con el sentimiento en el lagrimal,

intento convencerme de que me haces bien, pero
¿Me haces bien?
¿Es esto lo que en verdad quiero?
¿Hasta cuándo me voy a seguir engañando?
Mi ritmo gira en torno el tuyo, 
suena lindo ¿no?
Pero ¿lo es?.

Cuando tu calor me inunda siento que nada me falta,
pero cuando es tu silencio, todo se paraliza.

Y si no es para ti, y si no es por mi, 

¿Para quién debo seguir?

¿Para Tobías?
¿Es suficiente vivir para y por otros?

En verdad, ¿tengo que vivir?
Es tan triste el vacío y tan grande la ansiedad por no llenarlo.

Ni el fruto de mi vientre lo llena, 

sólo sirve para llenarme más de dudas y miedos.

No soy fuerte, no puedo y nadie lo ve.
Nadie.


No, no me haces bien,
y me niego en aceptarlo,

porque si no eres tú,
entonces ¿quién?

10.10.2018

Caminos



Aquí estoy frente a ti,
desnuda,
sin máscaras,
sólo yo,
amándote... ¿Amándote?
Poniendo todo lo que soy
y lo que tengoen tus manos,
a tu merced.
Más vulnerable que el fruto de mi vientre.

Aquí estoy frente a ti,
deseando, esperando, anhelando
que la imagen del reflejo de ti
sea yo.

Aquí estoy amándote,
frente a ti,
desnuda,
solo yo.

2.12.2017

Ocho años

Ocho años nos separan, para mi un abismo, para ti apenas un suspiro.
Tu voz me transporta al futuro,
tu cuerpo me ha regresado la tibiesa,
tus abrazos han podido llenar el vacío interno.

Miro tus ojos y veo amor,
amor contenido,
amor olvidado,
amor.

Ocho años nos separan
y en la inmesidad de los besos y los abrazos
son nada, apenas un segundo.

¿Será que esta vez por fin puedo soñar?
A pesar de las negras nubes
que se asoman en el horizonte
¿Será que esta vez por fin puedo soñar?

Ocho años perdidos,
necesarios,
sufridos,
encontrados.

Amor,
que misteriosa palabra,
tan grande y a la vez tan pequeña;
que no engloba lo que albergo
lo que callas.

Ocho años, que al final,
serán nada,
si es que el final
nos espera a que sean nada.

Por favor, que ocho años sean nada.